Cómo activar o desactivar inicio rápido en Windows 10

El inicio rápido en Windows 10 funciona de forma similar al modo “suspensión híbrida” de las versiones anteriores de Windows. Al guardar el estado del sistema operativo en un archivo de hibernación, puede hacer que tu computadora arranque aún más rápido, ahorrando valiosos segundos cada vez que enciendas tu máquina.

inicio rápido en Windows 10

El inicio rápido en Windows 10 está habilitado de forma predeterminada cuando se hace una instalación limpia de Windows, en la mayoría de las computadoras portátiles y algunos computadores de escritorio, pero no siempre funciona perfectamente, y hay algunas desventajas que podrían hacerte cambiar de opinión y desactivarlo. Esto es lo que necesita saber.

Cómo funciona el inicio rápido en Windows 10

El inicio rápido combina elementos de un apagado normal y la función de hibernación. Cuando cierras el equipo con el inicio rápido activado, Windows cierra todas las aplicaciones y se desconecta de todos los usuarios, al igual que en un apagado normal. En este punto, Windows se encuentra en un estado muy similar a cuando recién arranca: No hay usuarios logueados, ni programas iniciados, pero el núcleo de Windows se carga y la sesión del sistema se está ejecutando. Windows le avisa a los controladores del dispositivo que lo admitan para prepararse para la hibernación, guarda el estado actual del sistema en el archivo de hibernación y apaga el equipo.

Cuando vuelves a iniciar el equipo, Windows no tiene que volver a cargar el kernel, los controladores y el estado del sistema de forma individual. En su lugar, sólo actualiza la RAM con la imagen cargada desde el archivo de hibernación y lo entrega a la pantalla de inicio de sesión. Esta técnica puede recortar un tiempo considerable en el arranque de Windows.

Esto es diferente de la característica de hibernación normal. Cuando colocas tu computadora en modo de hibernación, también guarda carpetas abiertas y aplicaciones, así como usuarios actualmente conectados. La hibernación es útil si deseas devolver el equipo al estado exacto en el que se encontraba cuando lo apagaste. El inicio rápido ofrece un Windows recién iniciado, con más rapidez. Y no se olvide, Windows ofrece varias opciones de apagado también. Vale la pena entender en que difieren.

Por que desactivar el inicio rápido en Windows 10

El inicio rápido también tiene sus problemas, por lo que debes tener en cuenta las siguientes advertencias antes de habilitarlo:

  • Cuando el inicio rápido está habilitado, el equipo no realiza un apagado normal. Dado que la aplicación de nuevas actualizaciones del sistema suelen requerir un cierre, es posible que no puedas aplicar actualizaciones y apagar tu computadora. Sin embargo, el reinicio no se ve afectado, por lo que aún realiza un apagado completo y reinicia tu sistema. Si un cierre no aplica sus actualizaciones, un reinicio lo hará.
  • El inicio rápido puede interferir ligeramente con imágenes de disco cifradas. Los usuarios que usan programas de encriptación como TrueCrypt han informado de que las unidades cifradas que habían montado antes de apagar su sistema se volvieron a montar automáticamente al iniciar la copia de seguridad. La solución para ello es desmontar manualmente las unidades cifradas antes de cerrar, pero es algo que se debe tener en cuenta.
  • Los sistemas que no tienen soporte para hibernación tampoco tendrán soporte para el inicio rápido. Algunos dispositivos simplemente no combinan bien con la hibernación. Tendrás que experimentar con él para ver si tu dispositivo responde bien o no.
  • Cuando cierras un equipo con inicio rápido habilitado, Windows bloquea el disco duro de Windows. No podrás acceder a él desde otros sistemas operativos si tu computadora está configurada para arrancar de forma dual. Aún peor, si arrancas en otro sistema operativo y luego accedes o cambias algo en el disco duro (o partición) que estas utilizando, la instalación de hibernación de Windows, puede causar daños. Si tienes un arranque dual, es mejor no utilizar inicio rápido o hibernación.
  • Dependiendo de tu sistema, es posible que no puedas acceder a la configuración de BIOS / UEFI cuando apagues una computadora con inicio rápido activado. Cuando una computadora hiberna, no entra en un modo completamente apagado. Algunas versiones de BIOS/UEFI funcionan con un sistema en hibernación y otras no. En caso de que la suya no lo haga, siempre puede reiniciar el equipo para acceder al BIOS, ya que el ciclo de reinicio continuará realizando un apagado completo.

Si ninguno de estos problemas te afecte o puedas vivir con ellos, continua y prueba el inicio rápido. Si no te funciona como esperabas, es fácil desactivarlo. Y si decides que simplemente no quieres usar el inicio rápido, hay muchas otras maneras de hacer el arranque de Windows 10 sea más rápido.

Cómo activar o desactivar el inicio rápido en Windows 10

Decidir si vas a usar el inicio rápido o no, en realidad lleva menos tiempo que encenderlo o apagarlo. Primero, abre tus opciones de energía pulsando Windows + X o haz clic con el botón derecho del ratón en el menú Inicio y selecciona Opciones de energía. En la ventana Opciones de energía, haz clic en “Elegir la acción del botón de encendido”.

activar inicio rapido windows 10

Si esta es la primera vez que entras con esta configuración, necesitarás hacer clic en “Cambiar configuraciones que no están disponibles actualmente” para que la opción de inicio rápido esté disponible para la configuración.

deshabilitar inicio rápido windows 10

Desplázate hasta la parte inferior de la ventana y mira donde dice “Activar inicio rápido (recomendado)“, junto con otros ajustes de apagado. Utiliza la casilla de verificación para activar o desactivar el inicio rápido en Windows 10. Guarda los cambios y apaga el sistema para probarlo.

desactivar inicio rápido windows 10

Si no ves la opción, significa que la hibernación no está habilitada en tu máquina. En este caso, las únicas opciones de apagado que verás son Apagar y bloquear. La forma más rápida de habilitar la hibernación es pulsar Windows + X y abrir el símbolo del sistema (administrador). En el símbolo del sistema, escribe el siguiente comando:

powercfg /hibernate on

Después de activar la hibernación, vuelve a ejecutar los pasos anteriores y te debería aparecer tanto las opciones de hibernación como las de inicio rápido.

Reduce el tamaño de tu archivo de hibernación si sólo utilizas el inicio rápido en Windows 10

Si no utilizas la opción de hibernación pero utilizas el inicio rápido, puedes reducir el tamaño de tu archivo de hibernación, que puede crecer hasta varios gigabytes de tamaño. De forma predeterminada, el archivo ocupa un espacio equivalente al 75% de la memoria RAM instalada. Eso puede no parecer malo si tienes un disco duro grande, pero si estás trabajando con espacio limitado (como un SSD), cada poco cuenta. Reducir el tamaño reduce el archivo a la mitad de su tamaño completo (o alrededor del 37% de su RAM). Para cambiar el tamaño de tu archivo de hibernación (ubicado de forma predeterminada en C: \ hiberfile.sys), pulsa Windows + X y abre el símbolo del sistema (administrador).

desactivar inicio rapido windows 10 cmd

En el símbolo del sistema, utiliza este comando para establecer un tamaño reducido:

powercfg /h /type reduced

O utiliza este comando para configurarlo a tamaño completo:

powercfg /h /type full

Y eso es. No tengas miedo de activar el inicio rápido y experimentar con él. Basta con mantener las advertencias que mencionamos en mente y ver si funciona para ti. Siempre puedes poner las cosas de la forma en las que estaban.

El inicio rápido en Windows 10 no afecta al reinicio. Al reiniciar el sistema, ciertamente se apaga correctamente y luego se inicia de nuevo. Esta configuración es importante porque uno de los métodos más comunes de solución de problemas para un computador es apagarlo y reiniciarlo. El método es a menudo eficaz, pero con el inicio rápido habilitado, es posible que no esté realmente apagando su PC.